Páginas vistas en total

martes, 20 de diciembre de 2016

Una inmensa tristeza

Cuando una niña como Ana Enjamio muere cuando empieza a vivir, algo falla en nuestra sociedad.Cuando un hombre que la quiere o que la quiso es capaz de agazaparse en su portal y asestarle diez cuchilladas, algo falla.Y no es el control policial. La pericia que el asesino tuvo para matarla y esconder su ropa y el móvil de ella, no la ha tenido para suicidarse, y es una pena.

No hay comentarios:

Publicar un comentario