Páginas vistas en total

domingo, 15 de abril de 2018

Una ciudad sin identidad? Vigo

Adoro Vigo, lo sabe todo el mundo que me conoce. Me gustan sus cuestas, su olor a mar. Sus colinas y sus lugares escondidos.El Casco Vello Bajo casi restaurado y Casco Vello Karpin amenazado.
Nuestros abuelos nacidos en 1900 hablaban de una alameda de paseo con varias verjas que ya no existen. Nuestros padres y medio mundo conoció la Piedra como algo que ya no es.
En la Plaza de España hubo una fuente luminosa donada por el cineasta Cesáreo González que ya no está. Hasta los nacidos en los 70 la pudimos ver.
Nuestros padres vieron abrir la Gran Vía y nosotros el Polígono de Coia, Miñoca y Navia.
La Gran Vía es una de las arterias con más personalidad de Vigo, con sus aceras y su bulevar. Salvando las distancias es nuestra Castellana, o nuestros Elíseos.
Nuestra generación también vio cómo se destrozó el pavimento de “ pelouros” de la nueva alameda y cómo el vergel de la Plaza del Rey se convirtió en una horrible cubierta de cemento que es la tapa de un parquing que tiene goteras.
Un alcalde insigne arrasó con parte de dos castillos para hacer nuestro Concello.Y otro más próximo en el tiempo le pegó una cafetería.
De los edifícios destruídos en el cruce de los bancos, ya mucho se habló: Rubira...
Cafés centenarios no queda uno; yo creo que ni siquiera los hay de cincuenta años...
Los soportales del Berbés se caen sobre una plaza zen( con su parquing debajo of course)
Hay quien echa de menos las viejas avenidas de Montero Ríos que yo creo que no han quedado mal.
Y ahora la Gran Vía!!! Una rampa mecánica para destrozar una de las calles más carismáticas de Vigo. Como Policarpo Sanz o Urzáiz.Convertirla en un Carrefour, o una Terminal de Barajas, o un viejo Corte Inglés. Es tan dura la cuesta de Gran Vía? Y Cervantes? Y Santa Marta? Y Alfonso XIII o Baixada á Estación?
Cuál es la consigna en esta ciudad? Que nada de lo que conozcan los abuelos pueda ser contemplado por sus nietos.
Yo ya a veces no me entendía “ cos meus pais”. Sí allí: donde el Cinema Radio, en Capitán Cortés, el Frontón de María Berdiales, el Roxi, el Femenino, el Rosalía Castro...
Y qué nos queda ahora ? Más setosaurios ( que la broma estuvo bien), más turborrotondas con exprimidor.Más olivos enanos... más cementos y menos conservación.

3 comentarios:

  1. No a las rampas ni la tala de árboles en la Gran Vía, mas caminar y menos electrificar las calles.
    Un saludo
    Puri

    ResponderEliminar