Páginas vistas en total

miércoles, 29 de marzo de 2017

La viuda negra

La Preysler va a por el cuarto, a desvalijarlo.Como en la mejor versión del realismo mágico Miguel Boyer llegó a su casa con un importante patrimonio inmobiliario y ahora nada queda, sólo facturas. Todo enterrado en la casa de Puerta de Hierro claro está a nombre de Isabel. Ya sólo le quedan facturas y si tal les dice que les "rula" a los hijos de Boyer las facturas del funeral por si quieren repartir.Qué tiemblen los Vargas Llosa porque cuando este señor muera igual ya no quedan ni La casa verde,ni el chivo, ni Pantaleón, ni la Catedral, ni siquiera Los Perros, y todo sin mover una arruga porque no la hay y sin que le reviente el bótox ni la cara de vergüenza. Aún capaz será de montar un crowdfunding para pagar el entierro de Boyer.

No hay comentarios:

Publicar un comentario